Proceso de compra

TEMPORADA FINALIZADA

Volveremos a tener naranjas ecológicas a finales de Octubre

¿Por qué comer naranjas ecológicas?

Una naranja (y más si es una naranja ecológica) o un vaso de zumo cubre el 65% de las necesidades de vitamina C de una persona adulta, si bien, hay situaciones en las que aumenta este requerimiento: tabaquismo, alcoholismo, enfermedades infecciones, embarazo o lactancia. El consumo habitual de naranjas regulariza las defensas del organismo en cambios estacionales evitando o suavizando catarros e infecciones. Además de la vitaminas C y E, las naranjas poseen antioxidantes que impiden el desarrollo de enfermedades cardiovasculares y degenerativas. La fibra favorece el tránsito intestinal y tiene efecto saciante, flavoides y beta-carotenos que inhiben la oxidación del colesterol “malo” y previene la arteriosclerosis. También son ricas en potasio, muy beneficioso para los deportistas ya que les permite reponer líquidos y minerales en poco tiempo mejorando su recuperación. Favorece la absorción del hierro, siendo muy recomendable su consumo si se padece anemia, especialmente tras consumir alimentos que contienen carnes rojas, lentejas etc. También aporta ácido fólico, muy beneficioso para el sistema nervioso y especialmente importante para las embarazadas ya que es un elemento imprescindible en la división celular en los primeros meses de gestación. Además, nuestras naranjas son ecológicas, es decir, están cultivadas sin pesticidas y por lo tanto están libres de sustancias peligrosas para nuestro organismo. ¿Te hemos convencido para comprar naranjas ecológicas en nuestra tienda?

¡Escríbenos!

Carcaixent, cuna de la naranja

En el siglo XVIII, en 1781 el párroco Monzó, el boticario Bodí y el escribano Maseres, plantaron el primer huerto de naranjas dulces en un campo de Carcaixent. Hasta ese momento sólo existían las naranjas amargas que introdujeron los árabes siglos atrás. Su uso era fundamentalmente ornamental y para fabricar fragancias. El párroco Monzó conoció esta fruta en el Monasterio de la Dominicas donde las monjas las tenían como planta ornamental y para confeccionar mantequilla de azahar. Allí se dio cuenta de que estas naranjas eran más dulces de lo habitual y le gustaron tanto que junto con sus amigos el boticario Bodí y el escribano Maseres optaron por arriesgarse y plantar, en unos campos de la Bassa de Rei, los primeros naranjos dedicados a la comercialización. En la actualidad la totalidad de los terrenos del término municipal de Carcaixent son de regadío pero en aquella época casi todas las tierras eran de secano, incluidas las elegidas por el párroco Monzó, por lo que los tres amigos tuvieron que convertir dichas tierras de secano a regadío a través de la perforación de pozos de agua, la construcción de norias y pozos, dando un giro radical al sistema productivo y económico de la localidad. En escasamente 10 años aquellas tierras y sus frutos estaban dando importantes beneficios y la venta de la naranja dulce se estaba consolidando. La nueva clase de naranja dulce fue muy bien aceptada y se fue extendiendo a las poblaciones cercanas. Más tarde se inició su exportación, alcanzando esta fruta gran fama internacional. Hoy en día queremos retomar el cultivo tradicional de la naranja para ofrecer naranjas ecológicas dulces y con todo el sabor, como las del Monasterio de las Dominicas.

naranjas_ecologicas_precio_baratasnaranjas_ecologicas_baratas_casa